Calavera a mi nuera Alicia

En una hermosa mañana
Aparece mi nuera Alicia
Me preocupé mucho por su cara de ictericia

Pobre de mi nuera Alicia
Voy a regalar un pan de muerto
En el árbol de la vida
Y pendiente estoy para que alargue su día

Autora: Sarita Moedano

Calavera dedicada a Sebastián Ávalos

El señor Sebastián Ávalos
Al cielo se fue muy temprano
Se lo llevó Dios un día
Lo llevaba agarrado de la mano.

Su esposa se quedo muy triste
Es como si recordara aquel día
Que la señora Paula Ávalos
A su esposo triste despedía.

Su hija Pauly Ávalos Hernández
Casi acababa al mundo de llegar
El señor Sebastián Ávalos
A su hija con amor alcanzó a abrazar.

Ella no logra recordar a su padre
Pues 40 días habían pasado
De que aquella pequeña niñita
A este mundo había llegado.

En total eran 6 hermanos
5 hermanas y un hermanito
Cruz, Lupe, Celia, Mina y Pauly
E Isaías era el único hombrecito.

Todos eran demasiado pequeños
Ni siquiera lo podían asimilar
Que siendo todos unos niños
Su padre se tuviera que marchar.

Cruz era quien lo cuidaba
Junto a su padre siempre estuvo
Lo acariciaba con ternura
Su mano siempre le sostuvo.

Lupe y Celia empezaron a trabajar
Para a la familia poder mantener
Si no lo hubieran visto mis ojos
No lo hubiera podido creer.

La señora Paula hizo lo imposible
Para a sus hijos adelante sacar
No le importaba si todo el dia
Ella se tenía que poner a cocinar.

Los que conocen a Doña Paula
Saben de lo que estoy hablando
Que hacía comida para fiestas
Y a veces ropa andaba lavando.

Mis respetos para la señora Paula
Que nunca se volvió a casar
Y el recuerdo y amor por su esposo
Siempre supo ella respetar.

Unos años después de eso
Isaias en ángel se convirtió
Y a ir a acompañar a su padre
Al cielo también se marchó

Ahora Sebastián Ávalos
Ya nunca estará solito
Ahora será acompañado
Por Isaías su pequeño hijito.

El tiempo de Dios es perfecto
Tal vez un ángel necesitaba
Para que desde el cielo cuidara
A su familia que tanto amaba.

En el cielo hay dos hermosos ángeles
Que a la tierra quieren mandar saludar
A su madre-esposa y hermanas
Que algún día van a volver a abrazar.

Autor: Isabel Vazquez

Calaverita mexicana para German

German es un hombre con suerte
Tiene una esposa muy bonita
Su hija es una hermosa reina
Desde que estaba chiquita.

Su hijo es muy bien parecido
Eso nadie se lo puede negar
Es una familia bellísima
Quién se lo iba a imaginar.

Que un día llegaría la muerte
Cuando del baño Germán salió
iba parada de puntitas
A Germán un buen susto dio.

Lo invitó a tomar unas cervezas
German aceptó enseguida
Se metieron en la cantina
Y ordenaron una bebida.

Ya que estaban muy borrachos
La muerte a Germán le confesó
Que desde que era muy pequeño
Ella perdidamente de él se enamoró.

Germán cambió de colores
Hasta se le fue la borrachera
Le dijo no puedo corresponderte
Mi esposa es la mera, mera.
Tú lo único que puedes ser
Es solo nuestra cocinera.

Desde entonces la muerte
Con la bella familia se quedó
Y en la cocinera de la familia
La muerte se convirtió
Ha pasado mucho tiempo
Ya hasta experta se volvió.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de cristal)

Calavera dedicada a Rodrigo

Estaba en la computadora
La muerte escribiendo calaveras
Para las personas buenas
Y también las más sinceras.

Cuando de pronto miro a Rodrigo
Que empezaba a comentar
Pensó a este muchacho
Me lo tengo que llevar.

Para que a mí me ayude
Las tumbas a arreglar
Estas que nadie viene
Al panteón a visitar.

Autor: Isabel Vazquez (Corazon de cristal)

Calavera dedicada a Miriam

Miriam viajó a Poza Rica,
su hermano dejó en Xalapa
la parca fina lo atrapa
y dónde está la que pica,
que a mí por flaca critica

él, contesta: pollo, pollo
a mí no me eches tu rollo,
quiero ver a esa morena
para terminar mi faena,
la llevo también al hoyo.

Calavera para un doctor

Para el doctor Francisco Aguilar Rebolledo.
Por Alto Lucero andaba
de paseo, el médico Paco
Aguilar, estrena un saco,
de cerca lo vigilaba
pero él ni cuenta se daba,

sólo veía a una bella mujer,
la catrina la da escoger,
por ser tú un hombre muy bueno.
te llevo al cielo o al averno
y te llevo también mujer.

Calavera a Ivonne

En vísperas del día de muertos,
en la puerta de la Secu
la pelona esperaba a Ivon
para armar un reventón.

Pero Ivon le dijo que no podía
por que siendo lunes clases tenía
y de lo contrario ira despertaría
en el de geografía.

-¡Vamos, vamos Ivoncita!-
rogaba la parca.
-¡Que en mi barca
quiero llevarte a bailar.

Pero Ivon siendo inteligente
a la parca mandó a volar,
le dijo: “flaquita a otro lado
vete a trabajar
que muchos años quiero
vivir más”.

Calaverita dedicada a Francisca

Nuevamente la necia calaca
a Francisca Dolores visitaba.
Pero está vez a Dolores encontraba,
comiendo su favorito pastel
de zarzamora, fresa y nuez,
la calavera a Francisca se le acercó diciéndole:

-Francisca, ahora sí vengo a llevarte al otro nivel-
a lo que contestó inteligente Dolores
sabiendo de que hablaba la calavera:
-“calaverita pero come una rebanada de pastel
riquísimo de zarzamora, queso, fresa y nuez
y discutimos después
lo de mi ascenso al siguiente nivel”

La calavera que de antojo andaba,
su encargó olvidaba.
Así, Dolores una vez más a la muerte burlaba.
Y la calaca refunfuñando, por no haber cumplido
con su cometido
al panteón regresaba.

Calavera literaria para Francisca Dolores

Al encuentro de Francisca Dolores, la calavera
subía por una escalera
queriéndosela llevar
al campo santo a descansar
pues de su hermosa sonrisa,
envidiosa la calavera está.

La linda Francisca Dolores,
imperativa primero y suplicante después,
le dijo a la calavera
-sí tu enseñando los dientes
por el mundo vas sonriente
queriéndome llevar,
has de llevar también a mis pretendientes
para poder en la otra vida disfrutar-

Por lo que la calavera tuvo que pensar
como a Pedro y los demás poder en el mismo bulto llevar.
Tiempo que aprovechó Dolores para de la katrina escapar.

Calavera literaria dedicada a René

La muerte encuentra una piedra
por la Aurora, en Coacoatzintla,
esa piedra es una finta
no es un a piedra cualquiera,
obtusa, quien lo dijera

cabeza del profe René,
pregúntale como fue
cuando la calaca insana
le atoró una manzana,
nunca se supo si así fue.