Calavera literaria de finanzas personales

Ya falta poco para el 2 de Noviembre
El día que recordamos a los Muertos,
Google será de ayuda siempre
Para quien quiera pedir préstamos.

Si tus finanzas no van genial
A veces hay que ser realista
Es buena idea que compares igual
Para elegir al mejor prestamista.

Compara y elije por Internet
No deberías escoger al primero,
Busca bajas tasas de interés
Así podrás devolver el dinero.

En este día vamos a recordar
A todos aquellos familiares
Seguro hubieran querido ayudar
Con tus finanzas personales.

Calavera sobre el Pan de Muertos

En este mes singular,
En que todo es fiesta y danza,
Recordamos con amor
Tradiciones y alabanzas.

Es menester recordar
Que aún en la confianza,
De volvernos a encontrar,
Recordamos sus andanzas.

A nuestros seres queridos
Les ponemos un altar,
Pues sus almas y latidos
Los sentimos regresar!

Así que los festejamos
Con grandes piezas de pan,
Colocados en altares
Con flores velas, mezcal!

Estos panes primorosos,
Que de Colores están,
Con formas de cuerno y hueso
Se los hemos de dejar.

Para que pasen contentos
En su visita fugaz,
En esta tierra de amores
Los recuerdos que se van.

Para mí es un gran regalo
El poderlos encontrar,
En fechas tan especiales
Y poderlos disfrutar.

Si supieran mis muertitos
Cuánto los echo de menos,
Vendrían todos los días
Y se harían muy amenos!

Yo los espero sentada
Pues sé que departiremos
Estas dos noches completas
Con atoles y galletas.

Queridas almas contentas,
De saber que las queremos,
Recordamos sus amores,
Y esperamos su regreso!

Autora: Davina Gpe. Ponce Mtz.

Calaverita a las enchiladas

Que ricas son las enchiladas
De mi pueblo de Rayón
Aunque a veces me confunden
Y ya no sé ni de dónde son.

La gente de Rioverde piensa
Que a Rioverde le pertenecen
Porque solo de ver una foto
A todo mundo le apetecen.

Las personas de Cárdenas dicen
Que ellos son los propietarios
Hasta las ponen de hermosas portadas
Cada año en los calendarios.

Los de Cedral San Luis Potosí
Las pelean casi a muerte
Creen que son de ellos
Ni que tuvieran tanta suerte.

En realidad las enchiladas
Son de nadie y son de todos
Porqué aunque no seas de Rayón
Las comes de todos modos.

Yo conozco muchas personas
Que cuando prueban las enchiladas
Es como si de ese rico platillo
Quedarán muy enamoradas.

Despues quieren estar comiendo
Enchiladas sin poder parar
No les importa que sean
De Rayón o de otro lugar.

Es como si las enchiladas
Tuvieran un bonito embrujo
Que de dónde son señores
Nadie sabe y nadie supo.

Dicen que la bendita muerte
Ya también las ha probado
Y por comer tantas enchiladas
La muerte ya se ha empachado.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de Cristal)

La muerte vendiendo gorditas

Gorditas gritaba la muerte
Vendiendo por todo Rayón
Se iba a vender al crucero
Se subía a uno que otro camión.

En el camión que iba a Santa Catarina
A veces hasta los barrenos la llevaba
La muerte cuando se daba cuenta
De inmediato del camión se bajaba.

Caminaba por la orilla de la carretera
Hasta que algún carro pasaba
Cuando veían a la muerte caminando
La gente un raid al crucero le daba.

La muerte seguía vendiendo
Gorditas y gorditas sin parar
Ya cuando se le acababa
Más se ponía ella a preparar.

Hacía de carne de puerco
De barbacoa y de picadillo
De deshebrada y de chorizo
Y de frijoles con revoltillo.

Ya cuando la muerte terminaba
De gorditas sabrosas preparar
Se regresaba para el crucero
Entonado un hermoso cantar.

No me crean lo que yo les digo
Por que esto a mí me lo contaron
Las personas que la vieron
Cuando gorditas le compraron
Cuando viajaban a Santa Catarina
En aquel camión que se la llevaron.

Un gran saludo a las personas
Que tienen esa gran dedicación
De vender gorditas en el crucero
De el hermoso pueblo de Rayón.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de Cristal)

La mujer con gran sentimiento y la muerte

En una tumba en el panteón
La muerte estaba sentada
Mirando con atención
A una mujer muy acongojada…

La mujer lloraba y lloraba
Con un gran sentimiento
La muerte se le acercó
Y le dijo señora lo siento.

Por qué llora usted señora
La muerte le preguntó
Perdí lo que más quería
La mujer le contestó.

Mi hija salió de mi casa
Pero nunca más volvió
Que la vida había perdido
Alguien me comunicó.

Lo que me duele en el alma
Es que de ella no me despedí
Ese día tuvimos una discusión
Y un abrazo yo no le di.

Por eso es que todos los días
Vengo el panteón a visitar
A ver si mi hija se aparece
Y en mis brazos la puedo estrechar.

La mujer no se dio cuenta
Pero la muerte también lloraba
De pronto la muerte a la mujer
En sus brazos la estrechaba.

Desde aquel hermoso encuentro
Aquella mujer pudo descansar
La mujer imaginó que era su hija
A la que ella pudo abrazar.

Hoy les pido mis amigos
Que no repitan la historia
Porque uno no puede saber
Ni el momento ni la hora.

Cuando sale uno de su casa
No sabe si a casa regresará
Y si a sus seres queridos
Otra vez abrazará.

Despídanse siempre de los que aman
Con entusiasmo y alegría
Para que no les pase lo mismo
Que aquella mujer que sentimiento tenía.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de Cristal)

La muerte despechada

Dicen que alguna vez la muerte
También estuvo enamorada
Cuentan los que la conocen
Que con alguien estuvo casada.

Pero el esposo de la muerte
Con otra mujer la engañó
Y la muerte de la decepción
En puros huesos se quedó.

Es por eso que vaga por el mundo
A ver a quien se logra llevar
No busca quien se la hizo
Si no quien se la pueda pagar.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de Cristal)

Para que no haya pretextos

Por el barrio de las calacas
La muerte se fue a pasear
Para pasarle lista a los muertos
Que tiene en aquel lugar
Dice que ya no tiene espacio
Que ya los quiere sacar.

Piensa hacer otro panteón
En el barrio el calichal
Para meter a los borrachos
Metidos en un costal.

También en el barrio del molonco
Un panteón va a construir
Para la gente que no quiera
Con el calichal convivir.

Para el barrio del el cinco
Tal vez les haga un velatorio
Para los que mueran ahí
Tengan un bonito velorio.

Sería bonito que cada barrio
Su cementerio tuviera
Para tener cerquita la gente
Que al cielo un día se fuera
Para que ir a visitar la tumbas
Un pretexto no existiera.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de Cristal)

Los padres de Rayón y la muerte

Llegó la muerte a la iglesia
Buscando al padre Bernardino
Pero la muerte es media tarada
Porque el padre ni siquiera vino.

Encontró al padre Jenaro
Que con devoción rezaba
La muerte le dijo al oído
Que si por favor la confesaba.

Al padre se le hizo muy raro
Que la muerte se quisiera confesar
Pensó muy dentro de sí mismo
De esta no me puedo confiar.

La pasó al confesionario
Pero el ojo no le quitaba
La muerte empezó a hablar
Mientras el padre la escuchaba.

Padre me siento muy culpable
Que a la iglesia no he asistido
Pero es por que no sé rezar
No porque no haya querido.

El padre le dijo a la muerte
Que por favor no se preocupara
Que el podía enseñarla
Para que ella rezara.

La muerte pegó de brincos
Y a rezar se ha enseñado
Y ningún domingo a misa
La muerte nunca ha faltado.

Dicen que ahora la muerte
En una catequista se convirtió
Y que a los niños de Rayón
A rezar ya los enseñó.

El respetado padre Bernardino
En ese momento llegaba
Y a la muerte le dio un abrazo
Y en la frente la besaba.

La muerte es muy sensible
Y se puso muy triste a llorar
Solo porque el padrecito
A ella la vino a abrazar.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de Cristal)

La muerte en la Feria de Rayón

Que la feria está en la plaza
Ya la muerte se ha enterado
Se vistió y se puso guapa
Y a la feria se ha marchado.

Parecía una chiquilla
En todos los juegos se subía
En algunos de los juegos
La muerte hasta repetía.

Lo que más le gustó a la muerte
Fue la rueda de la fortuna
Porque dice que en lo alto
Sentía casi tocar la luna.

En la venta de los trastes
Mucho dinero se gastó
Casi toda la cocina
Ya la muerte renovó.

Un cobertor se compró
Para cuando le dé por temblar
Con su nuevo cobertor
La muerte se va a cobijar.

Contenta va la muerte
Con su dulce de algodón
Dando vueltas en la plaza
De mi querido Rayón.

En los juegos de los globos
Los monos de peluche ganaba
Cada que pasaba un niño
La muerte se los regalaba.

Jugando lotería la encontraron
La muerte no paraba de ganar
Se llevó todos los premios
Que la lotería hizo quebrar.

De repente se oyó una noticia
No van a creer la buena suerte
Que en la feria de Rayón
La reina era la bendita muerte.

Que bonita se le mira a la muerte
Disfrutando de su reinado
El presidente de Rayon
A la muerte ha coronado.

Amigos de mi bello Rayón
Esto que yo les he contado
Fue en la feria de Rayón
Donde la muerte ha reinado.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de Cristal)

Fuerza México

En México, Oaxaca y Chiapas
la muerte se vino a parar
en forma de temblor
vino todos a espantar.

Yo no quiero asustar,
sino una lección dar…
Una buena sacudida,
pone fin a mucha envidia.

La catrina muy erguida
sonó la alarma al pasar.
Ese ruido tan molesto,
¡cómo nos hizo temblar!

La calaca ayudaba
sin dejar de descansar,
entre el polvo y escombros
su tumba quiso cavar.

La muerte se burlaba
de la lluvia sin parar.
Ya los cuerpos mucho olían,
a pesar de la humedad.

La huesuda estornuda,
no se puede resguardar
pues su casa se ha caído,
no la pueden levantar.

Los del DIF se aprovecharon
de las cajas sin marcar…
¡A ustedes sí me los llevo
al panteón sin reclamar!

Los políticos temblaron
por temor a renunciar
a sus bienes y dineros
que les quisieron sacar.

Televisa muy frustrada,
no ha podido entrevistar.
Frida Sofía no existía,
la volvieron a regar.

La muerte no esperaba
tanta solidaridad.
Muchas manos ayudaron
para poderle ganar.

Con el puño bien cerrado
casi todos se callaron,
¡Fuerza México gritaron!
y a la parca ahuyentaron.

Soy Valeria y me despido,
sin dejar de comentar
que a la muerte le pedimos
que se vaya a descansar.

La catrina respetuosa
a su casa se ha marchado,
uno que otro lleva a un lado…
su misión ha terminado.