La subdirectora

A la subdirectora
la muerte se la llevó
por ser tan enojona
al panteón la transportó.

La muerte ya se enfadó
y la subdirectora reprendió,
ahora tristes estamos
pues no la regresó.

La muerte la acababa de ver

Estaba Gabriela espantada,
no lo podía creer,
pues estaba encantada,
de que a la muerte la acababa de ver.

Se quedó convulsionada,
por lo que acababa de ver,
no le decían nada,
y ella no sabía qué hacer.

Chateando estaba la muerte

Chateando estaba la muerte
buscado a quien atrapar
ella se sentía con suerte
un chico empezó a contestar

¿Dónde te puedo encontrar?
Oscar te dices llamar
a mi casa te quiero invitar
para poder platicar

Es un placer encontrar
una dama para platicar
siempre podemos chatear
pero tu casa no he de pisar

Por las buenas no quisiste
por las malas vas a ir
tímido me saliste
y te vas a arrepentir.

Con la muerte me topé

Una mañana muy fría a la escuela yo llegué
y subiendo las escaleras al profe me encontré
oh sopresa me llevé cuando a la cara miré
y a la muerte visualicé
quién molesta me pregunté
entonces me asusté
y exaltada me quedé cuando al salón entré
y con la muerte me topé.