Alguien que murió

Es triste ver las cosas
Lo mucho que han cambiado
Pero más triste es ver
Que de mí se hayan olvidado.

Cuando en vida yo estuve
Algunos no me valoraron
Pero el día que me morí
Falsamente me lloraron.

No entendía el porqué
Tanta lágrima derramaban
Lo que yo podía pensar
Era que exageraban
A mí no me demostraron
Lo mucho que ellos me amaban.

Por eso yo los invito
A amar a un ser querido
No se esperen hasta el día
Que su cuerpo esté tendido.

Un ser querido fallecido
Ya no te puede escuchar
Si tú le dices cuando muere
Cuánto lo has de amar.

En vida dile a tu hermano
Te amo con todo mi corazón
No esperes hasta verlo
Cuando ya esté en el panteón.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón De Cristal)

Calavera a una madre abandonada

La gente se pregunta
De qué murió
Será que estaba enferma
O que mucho sufrió.

Los vecinos cuentan
no murió de enfermedad
Murió de tristeza
Y de tanta soledad.

Tuvo muchos hijos
Y sola la dejaron
Sin importarles nada
Del pueblo se marcharon.

Nunca han regresado
No sé si no han podido
O será que tal vez
Tampoco han querido.

Solo ellos saben sus razones
Uno no puede opinar
Mira que cuando vayan ante Dios
Solo él los podrá juzgar.

O tal vez y paguen
Aquí en este mundo
Por causarle a esa mujer
Aquel dolor tan profundo.

O tal vez se lo merecía
Eso nunca lo sabremos
Se lo podemos preguntar
El día que la alcancemos.

Me está costando trabajo
Poder seguir escribiendo
Por que esto en el corazón
A mí me está doliendo.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de cristal).

Trato con la muerte

Dicen ya estuvo bueno
De tanta calavera
Dejaría de escribirlas
De verdad si yo pudiera.

Pero es algo raro
Que me tiene hipnotizada
Que no me deja mover
Y no me deja hacer nada.

La casa en donde vivo
Ni siquiera la he limpiado
Pobre de mi marido
Ya está bien enojado.

A mi suegra y mis cuñadas
Unas enchiladas prometí
De esas de las que hacemos
En mi San Luis Potosí.

Pero nomás no se ha podido
Escribiendo todavía estoy
Me dice a mí la muerte
Que si con ella me voy.

Estoy muy indecisa
No se todavia si seguir a la muerte
Se Cree la muy muy
Pero ni que tuviera tanta suerte.

Es que la muerte
Y yo hicimos un trato
Dijo escribe para mí
Y te dejo otro rato.

Y aquí me tiene
Yo sigo escribiendo
Le pido disculpe
Si es que yo le ofendo

La muerte ahorita está
De verdad nomás sonriendo
De todas las tarugadas
Que aquí sigo escribiendo.

Autor: Isabel Vazquez (Corazón de Cristal)

Calaveras para su publicación

Estaban las “Calaveras literarias’ pidiendo calaveritas.
Sin saber que “la huesuda” ya les tenía sus velitas.

Querían sus calaveritas para su publicación.
Y “Ciriaca” les tenía listo
Fosa, velas y cajón.

Ahora están descansando
Se petatearon a las dos
La Catrina anda de moda
Y… ni quien se la haga de tos.

Americanos y Mexicanos (Mil Mexicanos)

Ya vienen por ti, ya vienen por mí
Ella ya llegó, mira! Está ya ahí
Es tiempo de irse
uno ella escogerá

Y sin embargo a todos tomará
y ella decidirá donde irás,
irás arriba por tu encanto
o irás abajo por tus pecados.

Nerviosos los Mexicanos empiezan a correr
llegan al norte y se topan con una pared
Americanos babosos se burlan de ellos
y riendo dijeron “lárguense de aquí o los mataremos”

Los Mexicanos enfadados respondieron
“tú no puedes matarnos es Día de Muertos,
hoy es el día de nuestra señora,
ella decidirá si tú te irás al infierno”

“Váyanse de ya! a mi presidente no le gustará
que ustedes estén por acá” dijo el Americano.

La catrina llegó
y uno por uno tomó
y se lo llevó

Los Mexicanos nerviosos dijeron
“La muerte nos a llegado es hora de ir avanzando”
Cada uno su alma ofreció
la muerte sin embargo se burló

“Que lindos mis Mexicanos
no me llevaré a ninguno
esta vez se las paso
pera el otro año
me llevaré mil Mexicanos”

Calaverita para mi hijo Oscar Yahir

Hijo querido
Hijo adorado
Es el primer año
Que celebraré esto
Sin que estes a mi lado

Han sido meses difíciles
Bien lo sabes
Pero sé que en donde estás
Vuelas libre como las aves

Siempre hablamos de la muerte y
Del miedo que nos daba
Pero ahora la misteriosa dama
Sin avisar nos visitó

Y nos enseñ que su paso
solo es un aviso
Para aprender a vivir
Sin esperar de más
A disfrutar sin perseguir

Algún día te veré eso lo sé
Son los 7 meses que más recé
Pero no pierdo la esperanza
Porque sé que esa dama
A mi lado diario danza

A la página Calaveras Literarias

Calaveras Literarias,
página que llega a su fin,
la parca toca: tin, tin, tin
los motivos fueron varios
ahora le rezan rosarios.

No importa flaca grosera
que la inteligencia muera
el pueblo culto ahora llora,
su oración del alma flora,
piden a Dios la devuelva.

La muerte feliz

El dos de noviembre vi
A la muerte en su carroza
Que pasaba junto a mí
Toda vestida de rosa.

Iba contenta y risueña,
Mostrando sus grandes dientes,
Yo le pregunté halagüeña
¿Por qué tan feliz te sientes?

“Me siento cual mariposa
Que saliera del capillo,
Pues es de mi fosa que huyo
En fuga maravillosa.

Libre y feliz estoy hoy,
Olvidado está mi duelo
Y así dichosa me voy
Alto, muy alto hacia el cielo”.

Y pa’que me llamaban

Gaby se había adelantado con la guillotina
Hace días que los chicos lloraban
-¡Dijo¡- Bien enojada la catrina
Entonces pa´que me llamaban

Sintiéndose ofendida, el primero que se le atravesó
Lo acorraló y se lo llevó de un jalón
Y por más que Humberto le rezó
Lo dejó moqueando en el mérito panteón

Miguel metido entre las tarimas
Observaba como se llevaban a Eliel
Mientras Alex se inundaba sus ojos de lágrimas
Pensaba -¡¡se va mi amigo fiel!!

¡Ha llegado la catrina! anunciaba otra vez el halcón
En eso los de embarque corrían por el andén
Marcos no pudo más y le dio un ataque al corazón
Cuando iban a esconderse en el almacén

Rino y Don Gil se llenaron de valentía
Entonces llamaron a Carlitos para ver la huida
Julio con una voz fuerte: este será nuestro día!!
La catrina solo se reía por este acto suicida

¡¡¡Oigan todos!!! Me despido de ustedes
Pa´ el otro año me llevo los que han quedado
En especial a Mercedes
Que se me ha escapado

Cruz y Erasmo con un gran desconsuelo
El silencio se apoderó de ellos
Que con la cabeza hacia el suelo
Oraban por aquellos.

La calavera

Por las calles empedradas de los pueblos mexicanos,
Ofrendan para los muertos, decorando los portales.

Coloridas las paredes de los montes y los llanos,
Merodea la calavera; merodea entre los mortales.

Populares las leyendas de muchos que se ha llevado,
Desde Zapata y Madero, a Juan Rulfo y Frida Kahlo.

Entre el tiempo desgraciado, se abre paso la catrina,
Levantando al rico, al pobre; al borracho de la esquina.

¡México!, quizá hoy te toca partir hacia el otro mundo.
En tu esperanza profanan los recuerdos de victoria.

La desgracia está en tu tierra; tus raíces: moribundo.
Por unos pesos te vendes; de sangre cubres tu gloria.

¡A reír, señores míos! la calavera ha llegado,
Para llevarse tus males, pesimismo; tus pesares.

Entre fiestas, vino y gritos, el pasado esta olvidado.
¡Sigue la fiesta paisano!, sigue la fiesta… no pares.

Ya se va la calavera, ya se va de tierra Azteca,
Tierra Olmeca y Zapoteca; tierra Maya: tierra seca.

Ya se va la calavera, se va para el otro lado,
Caminará en el desierto; por el monte; por el prado.

Ya se va la calavera, quien nos salva en nuestra suerte.
¡Viva México, cabrones! No importa que huela a muerte.

Ricardo Hernández Villalobos (2014)