Calaveras para la escuela

Don Tino.- La muerte, llegó de improviso
A la escuela Evolución Social;
Como a nadie le dio aviso,
Al salón de educación especial,
Entro para visitar
A una maestra sin par…

Muerte.- no te sorprendas amiga,
Come pib,

La muerte cleptómana

Se perdían muchas cosas
En una casa embrujada
Preguntaban que quien era
Y nunca nadie sabía nada.

Se perdía lo más valioso
Que era la joyería
Le preguntaban a todos
Pero nunca nadie sabía.

Se perdían hasta las moneditas
Ya

Me voy de aquí

Me pidieron que escribiera
Una calavera literaria
Pero me la pidieron tarde
Yo ya estaba en la funeraria.

No tenía papel ni lápiz
Tampoco tenía mi celular
Hacía apenas un día
Que me acababan de acostar

Espero en la otra

Calavera para Aurelia

En un estadio de Houston
El beisbol está Aurelia disfrutando
Porque el equipo los Astros
Un partido está jugando.

Aurelia saborea un refresco
Al lado de su amado esposo
Un hombre cabal y sincero
Y que de Aurelia está orgulloso.

Calavera al escritor

La muerte llegó un día
a mensajes de mi inspiración
y a Armando Hernández García
buscaba con desesperación.

Para llevarlo al panteón,
pues no le gustó su poesía
porque brindaba alegrías
a través de su publicación.

No me lleves aún