La muerte con ganas de jugar lotería

La muerte llegó a buscar
A su casa a mi sobrina Joana
Pero no la pudo encontrar
Joana en la escuela andaba.

La muerte buscab a Joana
Para jugar un rato a la lotería
Todo mundo estaba asustado
Pensaron que por ella venía.

Como nadie le abría la puerta
Por una ventana se metió
Buscó por todos lados
Y a Joana no la encontró.

La muerte vio para el comedor
Y ahí estaba la famosa lotería
Esperó un rato a Joana
Pero Joana nada que venía.

Le habló a su prima Maruca
La muerte muy impaciente
Le preguntó que si su prima Joana
Con ella estaba presente.

La muerte le habló a Concha
Que es la mamá de Joana
Concha le dijo que sí había ido
Pero ya no se encontraba.

Le habló también a su tía Pina
Y por Joana le estuvo preguntando
Pina le dijo que no sabía
Y que a ella no le anduviera hablando.

Muy impaciente la muerte
Luego le habló a su abuela
Su abuela fue la que le dijo
Que Joana andaba en la escuela.

Estaba muy enojada la muerte
Y agarró toda la lotería
Cuál sería mi sorpresa
Que la muerte la quemaría.

Estoy muy triste mis amigos
Porque la muerte la lotería quemó
Lo que más tristeza me da
Es que la muerte nunca jugó.

Pobrecita de la muerte
Estuvo toda la semana
Pensando que algún día
Ella jugaría lotería con Joana.

Autor: Isabel vazquez (Corazón de cristal)

Calaveras para la escuela

Don Tino.- La muerte, llegó de improviso
A la escuela Evolución Social;
Como a nadie le dio aviso,
Al salón de educación especial,
Entro para visitar
A una maestra sin par…

Muerte.- no te sorprendas amiga,
Come pib, llena tu barriga,
Que me tienes que acompañar.

Niñ@.- ¡ay!… No flaquita, estoy jovencita
Y tengo que cuidar a mi hijita.

Muerte.- pues… ¡lo siento chiquita!
Avisale al maestro ramón
Que presentas prigep… ¡en el panteón!

Don tino.- siguió la muerte rondando…
Y al salón de primero fue entrando…
¡Buenos días!, Gabrielita.

Niñ@.-¡Ay… Jesús! Si es la muerte bendita.
Por favor.. No me lleves calaquita
Mira que estoy muy ocupada…
Dándole a este niño su sobada…

Muerte.- ¡Lo siento!, no te llevo por bonita.
Si no porque llego tu ¡hora bendita!

Don Tino.- la muerte sintió el olor
De comida… con rico sabor

Muerte.- ¡Ah!… Pero si es la maestra Yula
Dándole al diente sabrosa gula

Niñ@.-¡Ay!… que feo, que me atraganto
Nomás verte por la puerta entrando…

Muerte.- Lo siento, no curo el espanto
Pero exalumnos de segundo
Ya te están esperando
Allá en el campo santo.

Don Tino.- Así andando entró al salón tercero

Muerte.- ¡Hijole!… Que ambiente tan serio
Si este salón parece un cementerio.
¡Sonríe!… Mi aboga blanca
No lo tomes todo en serio

Niñ@.-¡Ay!… si es la huesuda derecha y franca
¡Oy! Eh… puedo sacar un amparo

Muerte.- Lo siento, no hay quien te haga paro
Aquí se apagará tu faro.
No alegues, nos vamos al osario…

Don Tino.- ¡Buenos días!… -dijo entrando
Y Rosita la fue apapachando-

Muerte.- no soy un alumno rosita,
Soy la funesta flaquita.

Niñ@.- no importa, también la calaquita
Necesita su Bellrosita

Muerte.- ¡Lo siento!, come tu mucbil pollo
Que en el panteón, te espera un hoyo…

Don Tino.- Al quinto salón fue entrando,
Y con Kristal se fue topando.

Niñ@.- ¡Esa niña, flaca!… Al entrar, dé los ¡buenos días!
Recuerde: la escuela no es casa de sus tías…

Muerte.- no te sulfures Kristalita
Soy la pequeña parquita.
Lo siento mucho chulita
Pero te vas disciplinadita
Hasta tu fría tumbita

Muerte.- ¿qué estas haciendo, Javier,
Que no organizaste mi entrada?…
Pero… ¿esto es cosa de ver?…
En el plato, de entrada,
Tienes pib, tamal y como si nada.
Lo siento mucho mi amigo…
Pero ahora te vas conmigo.

Niñ@.- No seas mala conmigo…
¡déjame acabar este curso

Muerte.- Llego la hora de tu rosario,
Vámonos… que ya toca el campanario…

Don Tino.- Antes de ir a la dirección paso por la explanada…
Todo se ve limpio,… toda el área limpiada…

¡Quieto! ¿donde vas con esa tamalada?

Niñ@.-¡Ay!… diosito, yo no hice nada…
Te lo juro huesuda,
Mi corazón suda
Porque sé que eres testaruda.

Muerte.- Y tú, te pasas de diligente
Comprando comida pa toda la gente.
Lo siento mucho compita
Pero… en el panteón, está tu tumbita.

Don Tino.- La muerte llegó a la dirección.

Muerte.-¡Ah!… Caray no está el maestro Ramón…
En que diligencias estará metido…
Buscarlo no será divertido.
¡Ah!… pero veo que ahí viene…
Ahora un niño lo entretiene.
¡maestro Ramón! ¡maestro Ramón!…

¡Ah!… Que con la canción,
Ahora, con una madre tiene atención.
A este me lo voy a llevar
Porque yo jalo parejo…
Él con tanto trabajo
Ni cuenta se va a dar…

Don tino.- Y así salió la muerte de la Evolución Social,
Levando sus calaveritas al panteón municipal.

Calaveras para la escuela Evolución Social – Octubre 2016

Calavera literaria para los Mexicanos

Andan los mexicanos
En espera de aquellos
Que con marcha se fueron
Al pachangón de los cielos.

Ya se ve a lo lejos
El semblante de los viejos
Las sonrisas de los amados
Que no se han olvidado.

Con festejos y altares
Te recibo mi amigo,
Con alegres cantares
Pa’ bailar contigo

Empieza la fiesta
Se nota el folclor
De la vida que empieza
Cuando termina esta.

Un invitado extra ha llegado
Luce esplendorosa
Luciendo su vestido
La Catrina tan maravillosa

¡Que empiece la noche!
Ha dicho la muerte
Que ganas tiene
De bailar con Pedro Infante.

A comer hay que pasar
Ojitos hace el mangar,
Aquellos se han de antojar
De lo que ya no han podido probar.

Llegada la hora esta
De volver a donde se fueron,
Se despiden con anhelo
A mi recuerdo pasajero

Que gusto fue Volver a ver
Al querido Ser,
Que ha de volver
A mi sueño de ayer.

La fiesta a los recuerdos
Acabada está,
Se va la melancolía,
Se queda la alegría.

Viendo el altar,
Mirando el retrato
De los que volví a ver
Aunque solo fue un rato.

Calavera literaria para los Mexicanos

Andan los mexicanos
En espera de aquellos
Que con marcha se fueron
Al pachangón de los cielos.

Ya se ve a lo lejos
El semblante de los viejos
Las sonrisas de los amados
Que no se han olvidado.

Con festejos y altares
Te recibo mi amigo,
Con alegres cantares
Pa’ bailar contigo

Empieza la fiesta
Se nota el folclor
De la vida que empieza
Cuando termina esta.

Un invitado extra ha llegado
Luce esplendorosa
Luciendo su vestido
La Catrina tan maravillosa

¡Que empiece la noche!
Ha dicho la muerte
Que ganas tiene
De bailar con Pedro Infante.

A comer hay que pasar
Ojitos hace el mangar,
Aquellos se han de antojar
De lo que ya no han podido probar.

Llegada la hora esta
De volver a donde se fueron,
Se despiden con anhelo
A mi recuerdo pasajero

Que gusto fue Volver a ver
Al querido Ser,
Que ha de volver
A mi sueño de ayer.

La fiesta a los recuerdos
Acabada está,
Se va la melancolía,
Se queda la alegría.

Viendo el altar,
Mirando el retrato
De los que volví a ver
Aunque solo fue un rato.

La muerte cleptómana

Se perdían muchas cosas
En una casa embrujada
Preguntaban que quien era
Y nunca nadie sabía nada.

Se perdía lo más valioso
Que era la joyería
Le preguntaban a todos
Pero nunca nadie sabía.

Se perdían hasta las moneditas
Ya eso estaba de pensarse
Tendrán alguna enfermedad
De la que no pueden curarse.

De verdad que no comprendo
Que es lo que ahí pasaba
Es tan extraño lo que he visto
Que ni siquiera lo esperaba

Necesito que alguien entienda
Para que luego me haga entender
Porque se pierden las cosas
Y eso no se puede resolver.

Ya en esa casa embrujada
Se volvió una monotonía
Se pierden cosas en la noche
Pero se pierden más en el día.

Yo sospechaba de una persona
Pero creo que me equivoqué
Disculpe usted camarada
Porque mal yo la juzgué.

Necesitamos poner cámaras
En esa casa embrujada
No vaya ser que el ladrón
Vaya a ser un camarada.

El que se esté robando cosas
Para irlas por ahí a vender
Para que lo lo atrape la policía
Y a la cárcel lo puedan meter.

O tal vez sea la muerte
La que las cosas puede robar
Por eso es que no han podido
A la cleptómana muerte atrapar.

Pero si hay justicia en esta vida
Un día a la muerte la van a atrapar
Y de la justicia de los hombres
La muerte no se podrá salvar.

Me voy de aquí

Me pidieron que escribiera
Una calavera literaria
Pero me la pidieron tarde
Yo ya estaba en la funeraria.

No tenía papel ni lápiz
Tampoco tenía mi celular
Hacía apenas un día
Que me acababan de acostar

Espero en la otra vida
Poder seguir escribiendo
En especial para Rayón
Para que sigan sonriendo.

Escribiré para toda la gente
Con certeza lo puedo asegurar
Espero que en mi muro en Face
Algo bello ustedes puedan publicar.

Así sabré que más de alguno
Mis calaveritas disfrutaban
Aunque algunos nomas leían
Y ni siquiera un like daban.

Pero eso ya no tiene importancia
Porque yo ya me voy de aquí
Para mi Rayoncito Querido
Allá en mi San Luis Potosí.

Calavera para Aurelia

En un estadio de Houston
El beisbol está Aurelia disfrutando
Porque el equipo los Astros
Un partido está jugando.

Aurelia saborea un refresco
Al lado de su amado esposo
Un hombre cabal y sincero
Y que de Aurelia está orgulloso.

En las gradas de un lado
La muerte estaba sentada
Del partido de béisbol
La muerte también disfrutaba.

De pronto Aurelia y la muerte
Se pusieron a platicar
Se hicieron buenas amigas
Aurelia invito a la muerte a cenar.

Aurelia le platicó a la muerte
Que un jardín hermoso tenía
Que si ella lo conociera
Enseguida se enamoraría.

Aurelia tenía toda la razón
Cuando a la casa llegaron
Las rosas del jardín de Aurelia
A la muerte mucho le gustaron.

Ahora el jardín está más bello
Entre las dos lo saben cuidar
Es imposible si pasas por ahí
El jardín de Aurelia no mirar.

Calavera al escritor

La muerte llegó un día
a mensajes de mi inspiración
y a Armando Hernández García
buscaba con desesperación.

Para llevarlo al panteón,
pues no le gustó su poesía
porque brindaba alegrías
a través de su publicación.

No me lleves aún flaquita
le grité con gran fervor
aún no cumplo mi objetivo
¡yo quiero ser escritor!

Si me dejas otro tiempo
hablaré solo de amor
no te daré algún motivo
y escribiré en tu honor.

Déjame pensar un poco,
dijo la divina catrina
tendrás solo una noche
para mostrar tu talento

Y conseguir varios likes,
a través de tu publicación
y si por ahí alguien comparte,
te brindaré mi perdón
.
Ni tardo ni perezoso,
busque entre coplas y rimas
componerles calaveras,
a mis amigos y primas

El tiempo ahora es valioso,
comenzaré las primeras
no iré contigo huesuda,
¡Escribiré calaveras!

Calaveras literarias para doctores

La muerte buscando estaba,
En DM a David Moreno,
Lo buscó en planta de aguas,
En almacén y el cajero,
En el comedor no estaba,
Ni con Saúl, ni con Rocha,
“se me hace que le avisaron,
Que venía o lo escondieron”,
Así pensaba la muerte,
“hasta encontrarlo me quedo”,

Mas de pronto vio un anuncio,
Del Dr. Simi vendiendo,
Medicinas más baratas,
Para curar pronto al pueblo,
Y en la calle una figura,
De buen tamaño y sonriendo,
Con su larga bata blanca,
Dando folletos y premios.

La muerte puso cuidado,
Y cuál fue su gran sorpresa,
Que al ponerle atención
Al Dr. Simi bailando,
Descubrió que era David,
El doctorcito de blanco,
La muerte le hizo “banquito”
Y ya en el suelo con cuerdas,
Lo amarró como puerquito,
Y se lo llevó empujando.

Calaverita literaria para la empresa DM

Era una fría mañana,
De Noviembre día primero,
La muerte se trasladaba
En carruaje color negro.

Se dirigió hasta la zona,
Industrial de los tuneros,
Y con cierta alevosía,
Tenía en mente el acero.

Llegó hasta el ciento catorce
Por industrias su pasar,
Pasó por continental,
X la Pepsi y algo más.

Su mirada se alegró
Pues ya se veía Mallasan,
Aceros DM y San Luis,
El imperio: GRUPO SAN.

Con su sonrisa indeleble,
Y un poco de autoridad,
Se presentó en la caseta,
Y pidió pronto su entrar.

El vigilante sonriente,
Siguiendo el procedimiento,
La mandó sin miramientos,
Por su pase pa´accesar.

Mira, ¿no sabes quién soy?
Le dijo la muerte muy seria,
Cuida bien este carruaje,
Y a la salida… me esperas.

Sin más, la muerte pasó
Y con guadaña en la mano,
Se internó en las oficinas,
Con un viento frío helado.

CONTINUARÁ…